Publicidad

Pulpos

Así son los pulpos criados en cautividad en A Coruña

Tienen unos 10 centímetros y viven en el Maremagnum del Aquarium Finisterrae, en A Coruña, donde pueden ser observados por los visitantes.

Son cinco ejemplares de pulpo, de la especie Octoupus vulgaris, el más habitual; cuentan, tan solo, con unos 150 días de vida, poseen un tamaño diminuto, de unos diez centímetros y pesan unos 8 gramos. Viven en un tanque del acuario de A Coruña y causan sensación entre el público que se ha acercado por allí.

En marzo del pasado año, en la Estación de Ciencias Marinas de la Universidad de Vigo, una de las hembras reproductoras que allí estudiaban, puso cientos de miles de huevos. Tardó en ello unas tres semanas, ya que depositaba los huevos de uno en uno e iba formando collares de entre 600 y 1.400 ejemplares cada uno. Tras ello, pasó más de dos meses limpiándolos, día y noche, sin descanso.

Dos meses después los huevos explosionaron y nacieron estos pulpos que, en inicialmente, tenían el tamaño de un grano de arroz y sólo poseían tres ventosas en cada uno de sus ocho brazos. En julio, tras semanas de alimentación y crecimiento, alcanzaron lo que se conoce como fase de asentamiento, en la que pasan más tiempo en el fondo del tanque para descansar. En ese momento sus ventosas se multiplicaron, sumaban ya casi 30, y alcanzaron los 100 miligramos de peso. Su piel también mudó y cambió de color para facilitar su camuflaje.

Ahora, un año después, se pueden observar en el Aguarium Finisterrae de A Coruña, para deleite de los visitantes y gracias al trabajo del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo y a la Estación de Ciencias Marinas de Toralla, en la Universidad de Vigo.

Publicidad