Los vecinos alertaron a la policía de la presencia habitual de menores en un salón de juegos recreativos. Ayer se personaron los agentes y en el interior había 17 personas, dos de los cuales eran menores de edad.

Durante la inspección del establecimiento, además se detectaron otras infracciones muy graves como tener la única salida de emergencias bloqueada mediante un candado, carecer de extintores, permitir el consumo de tabaco en su interior, carecer de seguro de responsabilidad civil o grabar imágenes en el interior sin el preceptivo aviso así como tener cámaras con videovigilancia en la calle con visión de los espacios públicos.

Se procede a precintar el establecimiento y a identificar a las personas que estaban en el interior. Alguna llevaba encima pequeñas cantidades de estupefacientes, y uno de los menores tenía un arma blanca.