Los Mossos d'Esquadra han detenido a siete hombres que intimidaron a un inversor inmobiliario. El inversor asegura que es víctima de extorsión por parte de personas procedentes del Este de Europa, quienes lo sometieron a "un proceso continuo de amenazas de muerte, intimidaciones con armas de fuego e incluso agresiones físicas".

La víctima explicó que se dedica a hacer inversiones y compraventa de inmuebles. Él y un socio acordaron comprar unas plazas de aparcamiento con un valor de 39.000 euros.

El socio le convenció para pedir prestado el dinero a unos conocidos suyos. El negocio no prosperó y su socio le dijo que "lo mejor que podían hacer era esconderse, ya que si no los creditores les matarían a los dos".

Los agentes consideran que los detenidos forman parte de una organización criminal, "perfectamente estructurada", que, entre otros delitos, se dedicaba al cultivo, exportación y venta de marihuana.

La policía registró cinco domicilios en Barcelona donde se intervinieron dos armas de fuego, 25.000 euros en metálico, armas blancas y cinco vehículos de alta gama. También encontraron dos plantaciones de marihuana.

Los arrestados pasaron a disposición judicial y el juez decretó prisión provisional para uno de los principales investigados, mientras que el resto quedó en libertad con cargos con órdenes de prohibición de acercamiento y comunicación con la víctima y su familia.

También te puede interesar...

El jugador del Levante Toño, detenido por un presunto delito de extorsión y amenazas

Detienen a dos menores por extorsionar a un compañero que llegó a pagarles 5.000 euros

Un joven roba 20.000 euros a sus padres para pagar a dos jóvenes que le amenazaban con publicar fotos íntimas