Intento de asesinato

La menor agredida por un amigo que "quería saber lo que se sentía al matar a una persona" ya está en casa

La adolescente de 14 años había estado ingresada desde el pasado 9 de septiembre, día en que su amigo intentó matarla para "saber lo que se sentía" cuando se le quita la vida a otra persona.

La niña de 14 años agredida por un amigo en Ourense sale de la UCI

Publicidad

La menor, de 14 años, llevaba ingresada en el CHOU (Complexo Hospitalario de Ourense) desde el 9 de septiembre. Aquel día, un amigo la agredió brutalmente porque "quería saber lo que se sentía al matar a una persona". Más de dos meses y numerosas operaciones después, la niña, que sufrió graves lesiones físicas y neurológicas, ya está en su casa, en O Carballiño. Ahora, la familia se mantiene a la espera de que la deriven a un centro de neurorehabilitación, algo que podría ser fuera de Galicia.

Hace unas semanas, el 19 de octubre, la joven salía de la UCI y era trasladada a planta. En aquel momento, su hermana Cristina, portavoz de la familia, nos aseguraba que "esto es un milagro, que mi hermana esté viva, que intente sonreír y responda a los estímulos es algo que nunca pensamos que fuera a pasar". Sin embargo, todos son conscientes de que la pequeña "nunca volverá a ser la misma, porque aunque todavía es pronto para valorar las secuelas que le van a quedar, es evidente, a la vista de la brutal agresión, que su recuperación no será total", nos decía Cristina.

Cambio de ley del menor

Precisamente el pasado 30 de octubre, el día antes de que la joven recibiera el alta hospitalaria, la familia convocaba una manifestación en O Carballiño para pedir un cambio en la ley del menor para que no queden impunes casos como este.

"A pesar de su situación crítica, de las operaciones, mi hermana sigue con nosotros. Ha sido víctima de un intento de asesinato y cualquier día saldrá a la calle sabiendo que su peor pesadilla se puede esconder detrás de cualquier esquina", leyó Cristina en el manifiesto al concluir la marcha. El agresor, de 13 años, una edad que lo hace inimputable a efectos penales, continúa ingresado en un centro de menores de Ourense, bajo la tutela de la Xunta, después de haber sido examinado psicológicamente y dado de alta.

Publicidad