El delegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Fulgencio, ha comparecido ante los medios de comunicación antes de que se encontraran los cuerpos sin vida de los menores.

Fulgencio explica que en la mañana de este jueves se han recibido dos llamadas informando de que se habían escuchado gritos en la casa donde vivían de okupas el matrimonio con sus dos hijos: una bebé de cinco meses y un niño de tres años y medio.

Al escucharse los gritos se han desplazado varias patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local y han comprobado que el padre estaba en la casa, no así la madre, que según han podido saber fuentes de la investigación a través de varios testimonios es que "había salido corriendo desnuda".

El delegado del Gobierno en Valencia explica que al consultar al padre sobre el paradero de los niños, este ha dado respuestas incoherentes y en ese momento ha comenzado un dispositivo de búsqueda que ha ido aumentando en efectivos.

Explica además que en torno a las 11 de la mañana la madre de los menores ha sido hallada desnuda cerca de la vivienda en el interior de un bidón y que esta presentaba arañazos propios de haber corrido sin ropa.

Preguntado sobre si había restos de sangre en la casa, Fulgencio explica que había "un pequeño rastro de sangre esporádico" que podría ser de "un corte cualquiera" y que probablemente no corresponde a ningún hecho delictivo.

La búsqueda se extendió a varios pozos

La búsqueda de los menores se hizo extensiva a varios pozos del término municipal, después de que la madre, en el interrogatorio, haya hablado de "resucitar" a sus hijos o de la necesidad de "bucear".

También te puede interesar

La Guardia Civil busca a dos menores desaparecidos en Godella