Cuando un peatón pasa por donde no se puede o no se debe, se genera un peligro que puede provocar un accidente. Sin embargo, a pesar de conocer los efectos, se siguen incumpliendo las normas en muchas ocasiones.

Los peatones, al ser parte del tráfico, también están bajo el código de circulación y, por lo tanto, pueden ser sancionados, a pesar de que muchos lo desconozcan.

La imprudencia del peatón está presente en uno de cada tres atropellos y, a pesar de ello, no somos capaces de levantar la cabeza del móvil ni para cruzar. Muchas personas reconocen ir mirando el móvil, lo que en muchas ocasiones no permite ser conscientes de los semáforos.

Entre las multas por las que un peatón puede ser sancionado, el uso del móvil es de las más habituales: ocho de cada diez personas lo utilizan mientras andan por la calle. Además, el gesto de hacerse una foto en vías de grandes ciudades también puede ser penalizado.

La cuantía de las multas dependen de la ciudad, pero hay algunas fijas: las más leves, como por ejemplo pasar fuera del paso de cebra o incluso atravesarlo muy despacio sin una causa justificada estarían penalizadas con 80 euros, y cruzar con el semáforo para peatones en rojo, 200 euros. Pero también hay sanciones más graves: negarte a realizar una prueba de alcoholemia supondría 500 euros de multa y en caso de dar positivo subiría hasta los 1.000.