58.005167

Publicidad

Coronavirus

La sala Apolo, en Barcelona, organizará un concierto experimental sin distancia de seguridad

Los asistentes solo podrán acceder a la sala si dan negativo a un test de antígenos de coronavirus.

La sala Apolo, en Barcelona, está organizando un concierto al que asistirán 1.000 personas sin guardar distancia de seguridad. Solo podrá entrar en la sala "quien dé negativo" en un test de antígenos.

Las personas llevarán mascarillas pero no cumplirán distancia de seguridad. Esto se trata de una prueba piloto llevada a cabo por el Hospital Can Ruti de Badalona que cuenta con el apoyo del festival Primavera Sound.

El médico Boris Revollo, que lidera la prueba ha indicado que habrá más de un millar de asistentes al Apolo pero solo podrán entrar los que den negativo a la prueba contra el coronavirus.

Desde ese día se les hará un seguimiento a las personas que han entrado y ver si ha habido algún caso positivo y ver la eficacia de las pruebas.

Los asistentes tendrán que lavarse durante el concierto varias veces las manos con gel hidroalcohólico, además de llevar las mascarillas.

"Sería la primera vez que implementaríamos esta estrategia, por lo tanto no podemos ser laxos en medidas de seguridad. Tenemos que ver si los tests rápidos tienen la misma sensibilidad que una PCR", ha indicado Revollo. Señala también que el objetivo es "demostrar con un test de antígeno, que es rápido, que aquella persona puede participar en un evento con un gran número de personas", y poder "reactivar una parte de la economía".

Lluís Torrents, presidente de la Asociación de Salas de Conciertos de Cataluña, ha señalado que este evento permitirá analizar las interacciones entre los asistentes al concierto y comprobar después si ha habido algún caso de coronavirus o no.

Publicidad