Los servicios de Emergencias del Gobierno canario han anunciado este domingo que el incendio forestal declarado el 10 de agosto en Artenara (Gran Canaria) por una imprudencia, y que quemó 1.500 hectáreas, se da por extinguido.

Se trata del primero de los tres incendios forestales que ha afectado a la isla en las últimas dos semanas, el que se originó a partir de la negligencia cometida por un hombre que realizaba trabajos de soldadura en un terreno próximo a la carretera GC-21.

El presunto autor de este incendio "exprés", de 55 años e identificado como J.S.R., vecino del municipio de Telde, fue detenido por la Guardia Civil horas después de que se iniciara el fuego, pero ha eludido el ingreso en prisión que pidió para él un juzgado de guardia de Arucas y también la Fiscalía al pagar la fianza de 25.000 euros que se le solicitó.

Este fuego obligó a evacuar a un millar de vecinos de una veintena de núcleos poblacionales de los municipios de Artenara, Tejeda y Gáldar. En su cuenta de Twitter, el 112 Canarias ha advertido de que, pese a la extinción de este incendio, catorce días después de su inicio, la población ha de tener "mucha precaución" porque el otro gran incendio forestal que comenzó en Valleseco hace nueve días, que ha quemado 9.200 hectáreas y ha obligado a evacuar a unas 10.000 personas, aún no está ni controlado ni extinguido, sólo estabilizado.

En este último gran fuego, cuyas causas investiga tanto la Guardia Civil como el Cabildo grancanario, siguen trabajando efectivos contra incendios, por lo que se insiste en pedir a la población que "no suba a la cumbre" para no dificultar ni estos trabajos ni la vuelta a la normalidad de los vecinos realojados hace tan sólo unos días.