Los vecinos de Gérgal, una pedanía de Almería, no pueden beber agua porque está sucia y sale de color marrón.

Llevan denunciando esta situación durante dos años, lo que les impide ingerirla y poder limpiar la ropa o la vajilla. Ducharse es lo único que pueden hacer.

El PSOE ha denunciado los problemas de abastecimiento de agua potable en las pedanías. De momento el ayuntamiento del Gergal instalado camiones cisternas para garantizar el abastecimiento. Aunque está previsto realizar un nuevo sondeo, en otro pozo.

Los vecino esperan volver a tener un agua sin olor, sin sabor y sobre todo sin color, lo antes posible.