100.010500

Publicidad

Coronavirus

El ocio nocturno reclama ayudas para evitar la pérdida de 90.000 empleos por el coronavirus: "Llevamos seis meses cerrados"

Empresarios y trabajadores iniciaron anoche encierros en varias ciudades para pedir un plan que garantice su supervivencia y la ampliación de los ERTEs. Ya han cerrado 6.000 locales nocturnos por la pandemia de coronavirus.

En resumen

El coronavirus amenaza con llevarse por delante 90.000 empleos en el sector del ocio nocturno. Más de 6.000 locales han cerrado ya. Empresarios y trabajadores iniciaron anoche encierros en varias ciudades para protestar y, a la vez, pedir a las administraciones un plan que garantice su supervivencia.

Desde hace meses el coronavirus ha silenciado al ocio nocturno; a final de año el 70% de estos negocios podría verse abocado al cierre. Se perderían 90.000 empleos: "El ocio nocturno lleva seis meses cerrado, solo seis semanas de actividad y evidentemente no se nos puede dejar atrás porque somos un elemento fundamental de nuestro atractivo turístico", explica a Antena 3 Noticias Vicente Pizcueta, portavoz de España de Noche.

Empresarios y trabajadores de toda España pasan la noche encerrados en sus locales. Es su manera de reivindicar ayudas para el sector: "La situación con los ERTEs aún no sabemos lo que va a pasar en una semana... parece que juegan con nuestro sentimientos", asevera César Llorente, trabajador del Teatro Barceló.

'El único sector que no desarrolla su actividad'

Miles de trabajadores están pendientes de esa prórroga, si bien no es la única petición: "Buscamos un rescate, una moratoria en el pago de alquileres; nuestro sector es el único que ahora mismo en España no puede desarrollar su actividad", según Hugo García, trabajador de Areia Chill Out. En definitiva, quieren que no se le dé más vueltas, que se atienda al sector porque esta no es la única noche que pasan en vela. La incertidumbre, dicen, les ha quitado el sueño.

El Instituto Nacional de Estadística confirma que España está técnicamente en recesión, con la caída más dura en nuestra economía de los últimos 50 años. El dato es este: cerramos el segundo trimestre con un retroceso de casi el 18%. Y buena parte de esa caída se debe al parón en el gasto de los hogares. Las familias ahorran más, pero si el dinero no se mueve, es imposible que la economía crezca.

Publicidad