Coche de la Policía Nacional en Madrid

Publicidad

Madrid

Dos policías salvan a un anciano que quería quitarse la vida en Vallecas

Dos agentes de la Policía Nacional salvan a un anciano que quería quitarse la vida con un cuchillo. Los agentes pudieron taponarle las heridas hasta que llegaron los sanitarios.

En resumen

  • Tenía heridas en las manos y en el cuello

Dos agentes de la Policía Nacional han salvado la vida a un nonagenario en El Barrio de Palomeras, en Madrid. Los agentes están destinados en el Grupo de Atención al Ciudadano del distrito de Puente de Vallecas.

Los hechos ocurrieron sobre las 21:50 horas, cuando varias personas que pasaban por allí llamaron a la Policía Nacional. Presenciaban los gritos y la agitación de un vecino con un arma blanca produciéndose cortes.

Los agentes llegaron tres minutos después y encontraron a un hombre de 90 años "con un cuchillo de grandes dimensiones, más de 20 centímetros de hijo, colocado en su cuello con la intención de acabar con su vida", se indica en un comunicado.

En anciano indicaba que no quería "seguir viviendo". "Para vivir así es mejor cortar por lo sano", gritaba. Además, explican que se había provocado "diversas lesiones en ambas manos llegándose a observar el hueso de una de las manos". Los agentes también observaron que el anciano había comenzado con "una autolesión en la zona izquierda del cuello a la altura de la carótida por donde perdía gran cantidad de sangre".

Consiguieron salvarle la vida

En el comunicado se explica que los dos agentes tenían "grandes conocimientos psicológicos". Por ello, mantuvieron un diálogo con el hombre para intentar acercarse al mismo de manera rápida "dada la gravedad de los hechos".

Al final consiguieron arrebatarle el arma blanca y solicitar ayuda sanitaria. Hasta que llegase la ambulancia, los agentes procedieron al taponamiento de las heridas por donde perdía gran cantidad de sangre.

Esta actuación consiguió salvar al anciano, según los propios sanitarios. Estos lo trasladaron al Hospital Universitario Infanta Leonor, donde se recupera.

Publicidad