Una inundación repentina es lo que, en términos generales se vivió en la provincia de Navarra. Lluvias torrenciales que fueron causadas por una Depresión Aislada a Niveles Altos (DANA). Un fenómeno, que consiste en una borrasca con un aire muy frío en zonas altas de la atmósfera, que ayer pasó por toda la Península.

Esta DANA que recorrió la piel de toro hizo que granizara en gran parte del país, ya que lo que diferencia a esta borrasca que provoca tormentas muy fuertes en un área muy amplia. Pero en Navarra ese aire frío se juntó con otros elementos, que hicieron que las precipitaciones fuesen más intensas.

La provincia de Pamplona vio como caía fuertes lluvias. Concretamente en Tafalla, la zona más afectada cayeron en dos horas y media 100 litros por metro cuadrado. Prueba de la magnitud de la inundación es la crecida en el cauce del río Cidacos, unos cuatro metros, lo que provocó que se desbordase y nos llevará a la inundación.

La DANA provocó una inundación que se cobró la vida de un hombre, cuyo cadáver fue encontrado a 100 metros de su vehículo.