Málaga

13 años de cárcel para una mujer por intentar matar a su marido y fingir que se había intentado suicidar

Una mujer ha sido condenada a 13 años de cárcel en Málaga tras intentar acabar con la vida de su esposo y esperar a que se desangrara para fingir que había sido un suicidio.

Condenan a diez años de cárcel a un hombre por intentar degollar a su novia con un cúter en Zaragoza

Publicidad

La Audiencia de Málaga ha emitido una sentencia por la cual condena a 13 años y nueve meses de cárcel a una mujer en Málaga que intentó asesinar a su marido y fingir posteriormente que era un suicidio, con hechos probados tales como agredirle como un maletín e intentar cortarle las venas con un objeto cortante, esperando a que se desangrara.

El intento de asesinato tuvo lugar el pasado 25 de noviembre de 2019, cuando él discutió con el hijo de su pareja y tuvo lugar una fuerte discusión en el dormitorio junto a ella, que terminó con una agresión por parte de la madre del niño, que golpeó a su marido con un maletín por la espalda. Al caer, éste se golpeó con una mesilla en la cabeza, con un desenlace que pudo ser trágico.

Sin embargo, y tras permanecer aturdido durante unos minutos en el suelo, él se fue a reposar a otra habitación. Ella, sin que él pudiera percatarse, se acercó a la habitación y, estando dormido, le hizo un corte en la muñeca con un objeto cortante, haciendo dos llamadas a los servicios de emergencia pero cortándolas al momento para que su marido se desangrara.

El hombre estuvo a punto de morir

Finalmente, la mujer condenada llamó a los servicios de emergencia y argumentó que su marido padecía depresión, estaba medicado y había intentado suicidarse, lo cual era rotundamente falso, tratando ella de evadir cualquier responsabilidad.

Él, debido al crítico estado en que se encontraba, sufrió una parada cardíaca durante el trayecto al hospital, pero los servicios médicos lograron reanimarle antes de que tuviera lugar el fatal deceso.

Entretanto, él ha necesitado ayuda de psicólogos para superar este duro trance, mientras ella ha sido condenada, puesto que la justicia argumenta que su testimonio "no tiene credibilidad e incurre en contradicciones".

Publicidad