En Santiago de Compostela han cambiado las sandalias por la chaqueta y el paraguas. La lluvia ha sido la protagonista en la ciudad gallega pero no solo afecta a Santiago, la situación se extenderá por toda la comunidad autónoma.

Más de diez provincias están en alerta por tormentas y lluvias. Habrá zonas en las que se registren los 40 grados centígrados, una temperatura que contrasta con la de Ávila donde el mercurio solo ha llegado a los 21 grados.