El Taj Mahal ha decidido multar a los turistas que visiten el monumento durante más de tres horas porque quiere tomar medidas para preservar el monumento y evitar el deterioro que está empezando a sufrir.

El monumento recibe al día 50.000 visitas y consideran que son demasiadas para que no se vea afectado. El Tribunal Supremo de la India había dado un ultimátum al gobierno de Agra para que lo protegiera del ocaso inmediatamente. "Cerrar el Taj Mahal, demolerlo o restaurarlo", fueron las palabras utilizadas.

El gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas para evitar el deterioro del monumento entre las que se encuentran aumentar el precio de entrada un 15% a los turistas y multar a aquellos visitantes que permanezcan más de tres horas, algo habitual para los habitantes indios que suelen pasar el día en los jardines haciendo picnic.

Actualmente el precio de la entrada ronda los 14 euros para turistas extranjeros, pero si quieres contemplar el mausoleo por dentro hay que sumarle dos euros más. "Se puede estar dentro por un máximo de 3 horas, pero si quieres estar más, tendrás que pagar. Sin embargo, tres horas son suficientes para verlo de una manera adecuada", señalan desde el departamento de turismo del Taj Mahal.

Para controlar que la medida se cumple se instalarán unas máquinas que registrarán la entrada y salida de los visitantes. De esta forma si sobrepasan el tiempo tendrán que abonar a la salida un incremento adicional en el precio equivalente al precio de una entrada nueva.