Después de toda la noche de negociaciones en el Consejo Europeo, el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, mantiene su apuesta para que el socialista holandés Frans Timmermans sea el nuevo presidente de la Comisión, pero reconoce que el acuerdo con los populares está "complicado".

La cumbre de los Veintiocho para decidir el reparto institucional se ha reanudado a las 08.00 horas, tras una noche repleta de reuniones bilaterales en la que Sánchez ha mantenido diversos encuentros con sus colegas socialdemócratas, con los liberales y con el presidente del Consejo, Donald Tusk.

Según fuentes de la delegación española, la posición de Sánchez sigue siendo la misma que al inicio de la cumbre: sostener a Timmermans como "spitzkandidat" de consenso, una propuesta que respaldan los liberales, entre ellos el primer ministro francés, Emmanuel Macron, pero que se niegan a aceptar en el Partido Popular Europeo (PPE), donde no hay una posición común. "Seguimos detrás de Frans Timmermans", confirman fuentes españolas, al tiempo que reconocen que el acuerdo está "complicado" de alcanzar.

Fiel a su célebre resistencia, el presidente del Gobierno español es partidario de continuar con la negociación durante el día de hoy, incluso de someter a votación una propuesta, antes que volver a suspender la cumbre por falta de acuerdo.

Según las fuentes, España considera que sería una "irresponsabilidad" salir de este Consejo Extraordinario -la tercera cumbre que se celebra después de las elecciones para el reparto de cargos- sin el paquete de los cinco principales cargos comunitarios bajo el brazo. Técnicamente las negociaciones podrían prolongarse toda la jornada, con el fin de alcanzar un acuerdo antes de que mañana martes se constituya el Parlamento Europeo: "Hoy es día para conseguir un acuerdo", subrayan en la delegación española.