El pingüino emperador está sufriendo las consecuencias del cambio climático. Esta colonia, la segunda más grande de esta especie, apenas se reproduce porque son muy vulnerables al cambio climático. El motivo por el que han dejado de aparearse es que las aguas cálidas están derritiendo el hielo donde habitan y se reproducen.

En los últimos tres años casi no han nacido crías en la Antártida, la segunda zona de reproducción más grande. El pronóstico para este año parece que será similar, según un estudio publicado en Antarctic Science.

Alrededor de 15.000 y 24.000 parejas de estos pingüinos acuden a la bahía Halley, un lugar donde se pueden reproducir de forma segura pero en 2016, el hielo marino se deshizo debido al mal tiempo y miles de crías se ahogaron porque no tenían plumas suficientes para poder nadar.

También te puede interesar...