Los pingüinos del zoo chino de Har-Bin son los protagonistas de la ciudad estos días.

Les cuesta deslizarse por el tobogán de hielo, pero ya en la pista, son capaces de mantenerse en pie y de mostrar sus habilidades.

Son los más visitados de la apertura del festival de actividades de invierno de la ciudad, que congrega cada año a centenares de visitantes.