El fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, investigó diez casos en los que, supuestamente, el presidente estadounidense Donald Trump podría haber incurrido en un delito de obstrucción a la justicia ante su intento de esclarecer la injerencia de Rusia en las pasadas elecciones de 2016.

El fiscal general de Estados Unidos, William Bar, ha comparecido ante los medios de comunicación para tratar la versión de esta suposición. Junto a él estaba el principal supervisor de esta investigación, Rob Rosenstein. Barr ha reconocido que este documento de 400 páginas trata los diez casos en lo que pudo haber una obstrucción, pero el fiscal no ve corrupción en estos supuestos.

En esta comparecencia Bar ha explicado que mantendrán el "mayor grado de transparencia posible" sobre este documento. Pero si ha confirmado que los indicios avalan la tesis de que los rusos intentaron obstaculizar las elecciones de noviembre de 2016, en las cuales se entrometió Trump.

"Sabemos que los agentes rusos que perpetraron estas acciones no tuvieron el apoyo del presidente o de su campaña o la ayuda consciente de algún ciudadano de Estados Unidos", ha explicado Bar.

Trump ha respondido diciendo que es el "mayor fraude político de todos los tiempos" y califica este acto en sus redes sociales como "acoso presidencial".

Los líderes demócratas han pedido la comparecencia de Mueller en el Congreso para hablar de este informe.