Las alarmas saltaron sobre las siete de la tarde de este lunes. Un gran incendio estaba amenazando uno de los monumentos más emblemáticos de París, la catedral de Notre Dame.

El fuego ha devorado la cubierta del templo y la aguja central, por suerte, la estructura y las torres se han salvado. Se sospecha que las llamas pudieron originarse en las obras de restauración por un fallo técnico.

Decenas de obras artísticas y reliquias han podido salvarse, pero otras muchas, especialmente las adheridas a las paredes, se han perdido.

En las primeras imágenes del templo podemos ver cómo era y cómo ha quedado. A través de sus bóvedas semiderruidas, cuando se tomaron las fotografías esta madrugada, todavía se veía el fuego. La peor parte se la ha llevado el altar que ha quedado reducido a cenizas.

También te puede interesar...