El histórico Monte de Saint-Michel, en la costa oeste de Francia, fue evacuado por la Gendarmería, indicaron varios medios locales que apuntaron a la presencia de un individuo con actitud amenazante.

El diario regional 'Ouest-France' señaló en su página de internet que el acceso a los autobuses turísticos fue cortado a primera hora de esta mañana por la presencia de un sospechoso que las autoridades buscan "activamente".

Horas después, los accesos fueron reabiertos. "Estamos casi seguros de que el sospechoso ya no está en el monte", ha declarado el prefecto del Canal de la Mancha, Jean-Marc Sabathé, en comentarios a los medios nacionales. Se cree que el individuo habría aprovechado la bajamar para facilitar su salida de un monte conocido en sus tiempos por su inaccesibilidad durante la marea alta.

"Hemos buscado por todas partes, por todas las casas. Vamos a ampliar la investigación y a seguir estudiando las cámaras de videovigilancia", ha añadido Sabathé.

"Un individuo entró en el Monte Saint-Michel y, delante del propietario de una cafetería, profirió amenazas muy precisas contra las fuerzas del orden", dijo el prefecto de la Mancha, Jean-Marc Sabathé, en declaraciones recogidas por la emisora 'France Info'.

Ante la duda, las autoridades han preferido cerrar la abadía donde se celebran oficios religiosos y evacuar el Monte que a las 11.00 hora local (09.00 GMT) se encontraba ya prácticamente despejado.

La Gendarmería registra en estos momentos todas las casas del lugar aunque teme que el hombre se haya camuflado entre los turistas y haya abandonado el Monte, comunicó Sabathé.

Las autoridades inspeccionan también las cámaras de seguridad para identificar al sujeto que se habría presentado como un animador callejero para lo que llevaba una mochila que no fue inspeccionada a su entrada a la bahía. El monte Saint-Michel, el punto más turístico de Normandía y uno de los primeros de Francia con más de tres millones de visitas anuales, figura en la lista del patrimonio de la humanidad de la Unesco desde 1979