Una joven de 25 años ha decapitado este sábado a su madre, de 57, en Sydney y ha lanzado la cabeza al patio de su vecina. Los hechos se produjeron en presencia del niño al que su progenitora cuidaba. Posteriormente, corrió a llamar a la puerta de su vecina para pedirle que llamara a la Policía o a la ambulancia.

La hija había utilizado varios cuchillos en un escenario que el detective describió como "una de las escenas más significativas y horribles". La joven se encuentra detenida y ha pedido atención médica porque, según refiere, no puede mover los dedos "debido al incidente".

Por su parte, su letrado asegura que sufre "graves problemas de salud mental", según The Sidney Morning Herald.