Amazon ha confirmado que guarda de forma indefinida los comandos de voz de sus usuarios grabados por su asistente de voz Alexa, salvo cuando los usuarios eligen eliminar su historial, y ha admitido que incluso en estos casos no todos los datos se eliminan.

Así lo ha reconocido el vicepresidente de Política Pública de Amazon, Brian Huseman, en una carta enviada al senador de Estados Unidos Christopher Coons, en la que ha respondido a varias preguntas relacionadas con la seguridad y el tratamiento de información personal que lleva a cabo el asistente Alexa.

Las preguntas de Coons llegaron después de conocerse que Amazon utilizaba a miles de empleados físicos para escuchar comandos de voz de usuarios a Alexa y transcribirlas manualmente para mejorar el funcionamiento de su sistema.

Incluso en los casos en que un usuario borra su historial con Alexa, la compañía no garantiza el borrado de la información que envía a las empresas responsables de una 'skill', es decir, aplicaciones de terceros para Alexa, y tampoco se deshace de los datos de las compras realizadas desde el asistente ni de los de algunas funciones como las alarmas y los recordatorios.

Para otros tipos de peticiones a Alexa, como configurar una alarma, los recordatorios establecidos en el calendario y el envío de mensajes, Amazon tampoco elimina estos datos ya que "los consumidores no desearían ni esperarían la eliminación de los registros de voz para eliminar estos datos o evitar que Alexa lleva a cabo la tarea", según Huseman.

Amazon ha respondido también a las preguntas del senador Coons sobre el funcionamiento de Alexa y qué cantidad de tiempo graba después de un comando de voz, algo que "determina el sistema de reconocimiento automático de lenguaje" del asistente, según Huseman. "Procesar audio que no está dirigido a Alexa es costoso, no proporciona ningún valor a Amazon y es un perjudicial para la experiencia de nuestros consumidores", ha asegurado el vicepresidente de Amazon. Además, Huseman ha concluido recalcando también que "ningún audio se envía a la nube a menos que el dispositivo Echo detecte el comando de desbloqueo ('Alexa', en el caso del asistente de Amazon)".