Esta mañana, Vox ha conseguido lo que quería: sentarse en la misma mesa con Ciudadanos y con el PP para negociar. Pero luego los de Abascal se han levantado, porque la formación naranja se negaba a negociar con ellos.