La portavoz del Gobierno y ministra de Educación y FP en funciones, Isabel Celaá, afirmó este viernes que el convenio y las normas internacionales establecen que un barco en una situación como la del Open Arms "debe acudir al puerto seguro más cercano", y "eso es lo que queremos que haga".

"Una vez descartados los puertos africanos", declaró, todo el mundo sabe cuáles son los más próximos al Open Arms. Aunque evitó decirlo, estos son los puertos de Malta e Italia, que ya han rechazado el desembarco.

Preguntada sobre si esta negativa supone un incumplimiento de la legislación internacional por parte de Italia, Celaá prefirió no pronunciarse, pero resaltó que "España ya hizo una labor importante con el Aquarius", al conseguir que la UE "sienta como propia la política migratoria".

"No podemos permitir que en el ámbito europeo se afinque el concepto de que sólo España hace rescate y recepciona migrantes", y recordó que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pidió ayer por carta a la Comisión Europea que intermedie para buscar una solución.

Por otra parte, la Comisión Europea ha instado a los países de la UE a "mostrar solidaridad" y a encontrar una solución para el barco humanitario Open Arms, que lleva más de una semana en aguas internacionales tras rescatar a 121 personas en el Mediterráneo Central a la espera de un puerto seguro en el que poder desembarcar.

Bruselas ha recibido la carta enviada este jueves por el presidente del Parlamento Europeo, David Maria Sassoli, en la que reclamaba asistencia "urgente" para los migrantes y una distribución "justa" de los mismos, y ha señalado que el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, contestará "en los próximos días".