La última medida aprobada, a contrarreloj, por el gobierno de Pedro Sánchez premia salarialmente a los funcionarios que hablen el idioma cooficial.

Esta medida ha desatado las críticas de la oposición que no ve bien que se castigue a quienes solo tienen conocimientos en castellano y desde el Partido Popular vuelven a recordarle que no puede usar las instituciones como herramienta de campaña. Ciudadanos también critica que se castigue a quien no sepa un idioma cooficial.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha asegurado que "el castellano ya es lengua vehicular en las escuelas españolas", respondiendo así a líderes del Partido Popular y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, que han propuesto convertir el español en el idioma vehicular de la educación en todo el país si ganan las próximas elecciones generales del 28 de abril.