La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha lamentado este viernes que la política "no ha llegado a tiempo" de evitar el desahucio de cuatro familias en el madrileño barrio de Lavapiés. "La policía ha cumplido su deber, pero la política no ha llegado a tiempo para evitar este nuevo desahucio que afecta a personas humildes, a gente que espera de nosotros una respuesta ante la ruina y los recortes provocados por la crisis", ha dicho Celaá en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La portavoz del Ejecutivo ha recordado el rechazo en el Congreso de los Diputados del real decreto ley sobre alquileres presentado por el Ministerio de Fomento que incluía medidas como la obligación de comunicar al ciudadano con suficiente antelación y de pedir a los servicios sociales un informe sobre la vulnerabilidad social.

Medidas que, a juicio de Celaá, hubieran dado más seguridad jurídica a los afectados por estos procesos de desahucios y "posiblemente hubieran permitido tener una solución para ellos antes de verse expulsados de sus hogares". "Las propuestas de nuestro Gobierno hubieran hecho imposible seguramente, imágenes y realidades como las que hoy se han vuelto a repetir", ha afirmado.

Celaá ha asegurado, no obstante, que el Gobierno continúa trabajando para que no hay más casos como el de la calle Argumosa de Madrid.