120.00

Publicidad

Investigación

La fiscalía suiza también investiga una mansión en Inglaterra comprada por Corinna Larsen

Nuevos datos sobre las investigaciones del fiscal suizo Bertossa sobre las propiedades de Corinna Larsen. También afectan a una antigua mansión que compró en Inglaterra, supuestamente después de que recibiera la donación millonaria del rey Juan Carlos. Estas informaciones supusieron el inicio del escándalo que motivó su salida de España.

El fiscal suizo Yves Bertossa, que investiga las inversiones y los movimientos de dinero de Corinna Larsen y también la relación que puedan tener con el rey Juan Carlos, tiene una nueva propiedad en su lista según publica el diario 'El País'. Se trata de una casa señorial en una zona campestre del oeste de Inglaterra, cerca de Gales. Al parecer, y según esas informaciones, fue comprada en 2015 por seis millones de libras (6,7 millones de euros) por la antigua amiga del rey emérito, aunque figura a nombre de Jade Trust, una fundación panameña, que tiene como beneficiario a Alexander, el hijo de Corinna Larsen de 18 años. Lo justificó en su declaración en que el niño no tenía capacidad para gestionar una propiedad así. Es una construcción del siglo XIX, con varias edificaciones dentro de unos terrenos que tienen más de 80 hectáreas, 11 habitaciones en la mansión y otras dependencias e instalaciones como biblioteca o campo de críquet.

Investigaciones en Suiza y en España

Corinna Larsen, más conocida como zu Sayn-Wittgenstein, por un antiguo matrimonio, tiene abierta una investigación por blanqueo de capitales. En España este caso alcanzó otra dimensión cuando se supo que Juan Carlos I le pudo hacer una donación de 64,8 millones, transferidos desde la cuenta suiza de la fundación panameña Lucum, ligada al rey emérito, a otra de Larsen en Bahamas. La compra de esta propiedad se produjo después de esta donación. Las investigaciones afectan a varias cuentas en paraísos fiscales a nombre de diferentes fundaciones. La fiscalía del Tribunal Supremo es la que tiene encomendado averiguar si todos estos hechos pueden ser investigados en España y cómo afectarían a don Juan Carlos.

"No fueron buenos días para la monarquía"

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha señalado que los días posteriores a la salida del rey emérito de España cuando no se conocía exactamente donde estaba Juan Carlos I "no fueron buenos para la monarquía", y ha apuntado que la institución encarnada, representada y dirigida por Felipe VI es "fuerte y tiene credibilidad". En una entrevista en la Cadena Ser ha apuntado que si bien se debe respetar el principio de presunción de inocencia para todo ciudadano, "nadie está por encima de la ley" y en el caso del emérito, en caso de que sea llamado a declarar deberá comparecer.

Publicidad