La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado que su futura presencia en el Gobierno o el Congreso es una cuestión que no le ha preocupado en su vida ni tampoco ahora "a esta alturas" porque vive la política de una manera "apasionada". "Ni me va, ni me viene" ha respondido sobre los rumores que la sitúan en la presidencia del Congreso y no en el gobierno.

A propósito de las negociaciones para formar una mayoría y constituir el nuevo ejecutivo ha añadido que Ciudadanos y PP deben "arrimar el hombro" para que la política española "salga de la tensión y las mentiras" y ha lamentado que se critique la subida fiscal enviada a Bruselas ya que estaba contemplada en los presupuestos generales del Estado, por lo que se ha preguntado si "no se los habían leído". Ha considerado "normal" que se hable de pactos antes de conformar el nuevo Gobierno aunque ha instado a "ir por tiempos" y el primero es el mensaje de los españoles en la urnas, que quieren que "gobiernen los socialistas con el programa que hemos presentado" y por eso las fuerzas del PSOE son "mucho más grandes" que las que tenía antes de las elecciones.