La Policía desalojó a la fuerza a un pasajero británico en un vuelo de Ryanair en Portugal. Desde la compañía explican que expulsaron al pasajero porque agredió a una azafata.

El pasajero lo niega y asegura que únicamente pidió cambiarse a un asiento libre junto a su padre. El joven explica que se lo negaron y que en el forcejeo, resultó herido en el cuello y que le rompieron su bolsa de viaje.

Sucesos de este estilo han sucedido en varias ocasiones. Unos meses atrás la compañía denegó la subida al avión a una joven que está recibiendo quimioterapia por llegar "varios minutos tarde".