120.00

Publicidad

Coronavirus

El PIB se desploma un 18,5 % en el segundo trimestre por el impacto del coronavirus

Descenso histórico y en los parámetros esperables tras el confinamiento por el coronavirus. La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue negativa, de 19,2 puntos, 15,5 puntos inferior a la del primer trimestre. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación de -2,9 puntos.

El PIB español registró una caída del 18,5% en el segundo trimestre de 2020, respecto al trimestre anterior en términos de volumen. Se trata de un descenso histórico debido al impacto de las medidas para afrontar el coronavirus. Según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en variación interanual, el PIB cayó un 22,1%, frente al descenso del 4,1% registrado en el primer trimestre. El INE explicó que la dificultad para medir el PIB en el contexto del coronavirus “hace prever que las futuras revisiones de los resultados publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual”. La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue negativa, de 19,2 puntos, 15,5 puntos inferior a la del primer trimestre. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación de -2,9 puntos, 2,5 puntos inferior a la del trimestre pasado. Las exportaciones de bienes y servicios retrocedieron un 38,6% en comparación con hace un año, y las importaciones lo hicieron un 33,1%. El empleo de la economía, en términos de horas efectivas trabajadas, registró una caída del -21,4% en comparación con el primer trimestre. En variación anual, las horas trabajadas descendieron un 24,8%. Los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, definidos como el número de horas trabajadas entre la jornada media realizada en puestos de trabajo a tiempo completo, disminuyeron un 17,7% respecto al trimestre anterior.

Los datos se conocen después del impacto causado por los de Alemania, la primera economía europea. Un 10,1% de descenso de su Producto Interior Bruto (PIB), según datos de la Oficina Federal de Estadísticas. Se trata de la contracción del PIB más importante desde que comenzaron a hacerse registros trimestrales, en 1970.

En Estados Unidos, su PIB retrocedió un 32,9 % en el segundo trimestre.

Y en Francia el PIB sufrió un desplome del 13,8% en el segundo trimestre del año, también la mayor caída de toda la serie histórica, como consecuencia del impacto del cierre de las actividades no esenciales entre los meses de abril y junio, después de haber registrado una contracción del 5,9% en los tres primeros meses de 2020, según la estimación preliminar publicada por el Instituto Nacional de Estadística galo.

Con el avance del INE sobre el PIB del segundo trimestre culmina una semana de datos económicos nefastos, que reflejan en toda su dimensión el impacto del confinamiento por el coronavirus y la situación de la economía de cara a la próxima temporada. Con el agravante de un verano sin casi turistas extranjeros.

La EPA y el déficit

El INE publicó la EPA del segundo trimestre con los peores resultados de la historia (comparables solo con los derrumbes de 2008 y 2012), un millón de empleos perdidos en el confinamiento, aunque los ERTES activados a finales de marzo disimulan la magnitud de la catástrofe. Además de los 13,9 millones de empleos efectivos (sobre un hipotético potencial de 20 millones), está el aumento de los inactivos (los que no buscan trabajo) de 1,4 millones respecto al mismo trimestre del año anterior; y las caídas de ocupados (1,2 millones menos) y de activos (un millón menos). La tasa de paro crece al 15,3%, sin incluir los contratos suspendidos por ERTES.

Además se ha conocido que el déficit público acumulado hasta mayo -sin corporaciones locales- se disparó al 4,20 % del PIB (46.954 millones de euros), casi el triple que un año antes y casi el doble que un mes antes, en un contexto en el que la pandemia de COVID-19 ha provocado un notable aumento del gasto y una pérdida de ingresos. De acuerdo con los datos publicados por el Ministerio de Hacienda, la evolución de los cinco primeros meses del año es consecuencia de una reducción de los ingresos de 9.295 millones y de un aumento del gasto en 21.365 millones, de los que en torno a 15.500 millones corresponderían al gasto consolidado derivado de la COVID-19. El Gobierno prevé que en los próximos meses el déficit público siga creciendo hasta situarse en el 10,34 % del PIB a cierre de año, muy por encima del 2,8 % del PIB con el que se cerró 2019.

Publicidad