El euríbor a 12 meses, el índice más utilizado en España para calcular las hipotecas, se hunde un 17% desde julio. Ayer se situó en el -0,35%, frente al -0,30%, nivel al que concluyó el mes pasado y marca nuevos mínimos históricos.

Además, la rentabilidad de la deuda española ha cerrado hoy en el 0,028 %, su mínimo histórico y al borde del cero, al tiempo que la alemana ha perforado todavía más sus registros negativos y cotiza al -0,716 %.

La inestabilidad en los mercados de renta variable está desplazando la inversión hacia la renta fija, lo que explica la caída constante de rentabilidades de los bonos. Esta caída ha llevado a tasas negativas, además de a los títulos alemanes, a los de toda su área de referencia (Holanda, Austria, Bélgica y Finlandia) y también a los franceses, irlandeses, letones, eslovacos y eslovenos.

Según datos del mercado, al cierre de la sesión de hoy el bono español a 10 años se pagaba al 0,028 %, por debajo del 0,136 % de la sesión del miércoles, con la prima de riesgo en 74 puntos básicos, cuatro menos que el día anterior.

Los títulos alemanes también han marcado un nuevo mínimo histórico, en el -0,716 %, frente al 0,654 % anterior. Los bonos portugueses están igualmente cerca de rentabilidad cero, en el 0,058 %, con la prima de riesgo respecto a los títulos comparables alemanes en 77 puntos básicos. También la deuda griega está en zona de mínimos, con un rendimiento de su bono a 10 años del 1,980 %, sólo levemente por encima del 1,957 % del pasado 8 de agosto, con la prima en 270 puntos. Por contra, la deuda italiana sigue acusando las dudas sobre su gobierno y, aunque ha bajado sustancialmente, está lejos de sus mínimos históricos. En esta sesión se pagaba al 1,327 %, lejos todavía del 1,185 % del 30 de septiembre de 2016 y la prima de riesgo se ha situado en 204 puntos básicos.