Es el segundo mes consecutivo en el que disminuye la confianza de los consumidores después de que en enero bajara en 8,3 puntos. Este indicador acumula así un descenso superior a los 12 puntos desde el arranque de 2016, afectado tanto por las peores expectativas como por la percepción desfavorable de la situación actual.

En febrero, el indicador de expectativas retrocedió 3 puntos respecto al mes anterior, hasta 102,7 puntos, mientras que el indicador de situación actual cayó 4,7 puntos y se situó en 87,7 puntos, su nivel más bajo desde marzo de 2015.

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.