Impuestos

Así será el nuevo impuesto al plástico que llegará en 2023 y las consecuencias que traerá consigo

Aunque no hemos empezado 2023, ya tenemos un nuevo impuesto, al plástico, que entrará en vigor al comenzar el nuevo año. Contamos cómo funcionará y qué consecuencias implica esto.

Un hombre camina por la calle portando una bolsa de plástico

Un hombre camina por la calle portando una bolsa de plástico Efe

Publicidad

En medio de las peticiones de la oposición de rebajar los impuestos, y las intenciones del Gobierno de subir algunos y poner otros nuevos, ya sabemos que habrá un nuevo impuesto al comenzar el próximo año. En cuanto las agujas del reloj de la Puerta del Sol den la bienvenida a 2023, el nuevo impuesto al plástico ya estará en marcha para toda España. Pero, ¿va a traer beneficios e ingresos o numerosos problemas y pérdidas económicas?

Llamado oficialmente 'impuesto sobre el plástico no reutilizable' (IPNR), este impuesto va destinado a tratar de recortar la llamada 'vida útil' de los plásticos que no se puedan usar en más de una ocasión. Las empresas que utilicen plástico no reutilizable estarán obligadas por ley a pagar una tasa extra de 0,45 euros por cada kilogramo de plástico a partir del próximo 1 de enero de 2023. Y las perspectivas sobre el nuevo impuesto no son buenas.

Las propias empresas ya avisan de que la recaudación con este nuevo impuesto va a encarecer los costes de producción y va a resultar mucho más difícil poder cubrir todos los gastos. Uno de los sectores más perjudicados será el de los supermercados, que deben envasar la mayoría de sus productos con este plástico. Pero, desafortunadamente, no va a ser la única consecuencia que se padezca, puesto que la sociedad también va a verse notablemente afectada.

Más inflación por el alto coste

El nuevo impuesto al plástico conlleva que las empresas tendrán que subir los precios de sus productos, al menos durante un determinado tiempo, para poder salvaguardar los costes que van a tener que afrontar con este impuesto. La mayoría de los comerciantes también deberán seguir la misma estela para poder compensar la complicada situación que afrontarán durante los próximos meses, con la inflación más elevada de lo que ya está.

La OCDE ha mejorado esta misma semana su previsión para lo que queda de año en España, aunque empeora la del próximo año y ya advierte de que países como Alemania están en severo riesgo de entrar en recesión. Otro de los protagonistas es Reino Unido, que, pese a la rebaja fiscal anunciada por la primera ministra Liz Truss, ha visto cómo la libra esterlina se ha hundido hasta alcanzar su nivel más bajo desde el año 1971, el peor dato en más de medio siglo.

Publicidad