Economía

El Gobierno se opone a bajar el IVA de productos básicos, tal y como pedía Alberto Núñez Feijóo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, pidió rebajar del 10% al 4% el IVA de productos básicos, pero el Gobierno rechaza la propuesta y prepara una nueva subida de impuestos.

María Jesús Montero, portavoz Consejo Ministros

María Jesús Montero, portavoz Consejo Ministros EFE

Publicidad

La creciente inflación sigue provocando un alza de precios en la economía nacional, con productos básicos vendidos a cifras no vistas en años. Por ese motivo, y con el intento de reducir los elevados precios, el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, solicitó este pasado miércoles que se rebajara del 10% al 4% el IVA de algunos productos básicos, como el agua, el aceite, la carne, o los huevos, en un intento por ayudar a las familias.

El Gobierno ha rechazado la propuesta y, por ahora, no tiene intención de bajar el IVA. La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado que el Ejecutivo ya está trabajando en un nuevo impuesto para las rentas más altas y acusa al PP de practicar un "populismo fiscal" por la supresión o reducción del impuesto de Patrimonio en las regiones donde gobiernan. Cabe destacar que este impuesto solo existe en España, Noruega y Suiza, pero nuestro país es el único que lo tiene en toda la Unión Europea.

Este pasado jueves, la OCDE mejoró la previsión de crecimiento económico para España, pero la empeoró notablemente para el año 2023, dando por sentado que la inflación irá en aumento y que los nuevos impuestos no contribuirán a relajar la compleja situación económica. La gran pregunta que nos hacemos es si esto será únicamente algo que suceda en España o también ocurrirá en más países de nuestro entorno. Lo contamos, a continuación.

Rebajas de impuestos, ahorro de energía...

En Reino Unido, la primera ministra Liz Truss anunció una rebaja fiscal que no tuvo el efecto esperado, al hundirse la libra esterlina en su nivel más bajo desde el año 1971. La intención de Truss a este respecto es dar un respiro a las familias mientras busca nuevas fórmulas para revitalizar la maltrecha economía británica, severamente dañada en los últimos tiempos, y que ha desatado un cisma político desde que se culminó definitivamente el Brexit.

Por otro lado, Alemania corre riesgo de entrar en recesión, según indicó también la OCDE. El ahorro energético no parece que vaya a ser suficiente para compensar la delicada situación que atraviesan los germanos, con el canciller Olaf Scholz en la cuerda floja. La medida que, por ahora, parece ser más efectiva, es la subida de los tipos de interés, que tanto la Unión Europea como Estados Unidos ven más factible de cara a buscar soluciones tempranas y fructíferas.

Publicidad