"El Himalaya se ha convertido en un parque temático", cuenta Sebastián Álvaro, alpinista experto en la montaña. Su discurso se plasma en las últimas cifras: hay ocho muertos en dos días por la masificación de escaladores.

Una ventana de buen tiempo ha permitido ascensos masivos a los 8.000 con un descenso trágico. "El descenso lo tratan como 'el que se quede atrás allá él', y nosotros en 30 años nunca hemos dejado a nadie atrás".

Los rescatadores denuncian la corrupción de las agencias: afirman que abandonan a sus clientes en las peores condiciones. "No se les informa bien de los peligros", cuenta Sebastián.

Te puede interesar:

Temporada alta en el 'Resort Everest': la impactante imagen que denuncia un alpinista español

Tres de los mejores escaladores del mundo mueren en una avalancha en Canadá: "Su pérdida es un palo para el alpinismo mundial"