Según informó la organización del torneo, Kyrgios recibió dos multas en el encuentro contra Carballés; una de 2.500 dólares por conducta antideportiva y otra de 5.000 por la misma razón.

En el partido que disputó después, contra Auger-Aliassime, recibió una tercera advertencia por conducta antideportiva, por la que tendrá que abonar 10.000 dólares. Durante ambos encuentros, Kyrgios protagonizó varios incidentes con los jueces de línea, a los que acusó de "manipular el partido" con sus decisiones.

Más tarde, en rueda de prensa, aseguró que le daba igual que le multaran y que le parecía "ridículo" que mientras a él le sancionan, a los jueces y árbitros no les pasa nada por hacer mal su trabajo. Kyrgios, que alcanzó la segunda ronda en Londres, se embolsó 28.620 euros, además de 45 puntos para el ránking, en concepto de premio.