El ex atleta sueco Stefan Holm es capaz de saltar 1,80 metros. Un centímetro menos que su propia altura. Por eso, en el país nórdico este hombre es conocido como ‘el hombre canguro’.

Este antiguo atleta hace unos saltos de récord. La clave de estos de estos brincos está en sus tobillos, que le permiten usar sus piernas como si fueran muelles. Esto se debe a que ejerce una fuerza contra el suelo, que le devuelve como si de una especie de muelle se tratara.

Este atleta sueco fue campeón olímpico de salto de altura en Atenas 2004. Además ha sido seis veces campeón del mundo y una de Europa en la misma disciplina. Un palmares que lo convierte en todo un héroe en Suecia.