La moto de Hernán Medina se paró en plena recta y, cuando el piloto trató de ponerla de nuevo en marcha, comenzó a arder.

Medina logró escapar de las llamas de milagro y sólo sufrió unas quemaduras leves. El momento fue de mucha tensión y pudo tener consecuencias fatales.

Te puede interesar:

Jorge Prado, el niño precoz del motocross español que llegó a ser campeón del mundo