Fernando Alonso ya ha podido sentir a su McLaren 66 a toda velocidad. El asturiano completó su primer test con el nuevo coche de la escudería británica para las 500 Millas de Indianápolis, en el que realizó 105 giros sin percances.

 

En declaraciones a 'Racer.com', Alonso reconoce sentirse "genial". "El coche gira a la izquierda casi por sí solo, es una sensación rara para mí volver a acostumbrarme al óvalo. El de Texas es diferente al de Indianápolis, pero con un poco de suerte será una buena preparación para nosotros", afirma.

Llega "más preparado"

Reconoce el asturiano que su objetivo era amoldarse a su nuevo coche más que buscar la máxima velocidad por vuelta, centrándose en "la posición del asiento", "los pedales", "las preferencias del volante" y demás aspectos técnicos del monoplaza.

 

"Me siento mucho más preparado. Al menos ya conozco la carrera y la atmósfera. Creo que ya puedo meterme directo en el ritmo de carrera y llegar a la clasificación más concentrado", asegura.