El equipo femenino de hockey subacuático ganó el bronce en el Europeo, pero no lo consiguieron solas, ya que además llevaban a sus siete bebés. Cinco de las doce jugadoras son madres, así que sus parejas les acompañaron para hacerse cargo de los hijos. Entre todos montaron algo muy parecido a una guardería.