Inglaterra se aferró a sus opciones de alzarse con el título del Seis Naciones, tras imponerse esta tarde por un contundente 57-14 a Italia, que encadenó su vigésimo primera derrota consecutiva en el torneo. Todo un récord que no amilanó al XV transalpino, que por unos instantes soñó, incluso, con la sorpresa tras igualar 7-7 el marcador con un ensayo de Tommasso Allan a los once minutos.

Un sueño que no tardó en hacerse añicos ante la superioridad del conjunto inglés, que apenas superada la media hora de juego ya había anotado cuatro ensayos por medio de Jamie George (m.7), Jonny May (14), Manu Tuilagi (20) y Brad Shields (m.31).

Voracidad ofensiva que disparó la ventaja de los de Eddie Jones hasta los veinticuatro puntos (31-7) al llegar el descanso, que aseguran ya al 'XV de la Rosa' el "bonus" de anotación. Una circunstancia que no aplacó la ambición de los locales, que tan sólo ocho minutos después de arrancar el segundo período anotaron un nuevo ensayo (36-7) por medio de Manu Tuilagi.

No fue, sin embargo, la última ocasión en la que el equipo inglés logró posar el balón por detrás de la línea de marca del conjunto italiano, que vio como George Kruis, Dan Robson y Brad Shields elevaban a ocho el número total de ensayos de Inglaterra.

Una marca que dejó el marcador final en un contundente 57-14 que deja a Italia camino de su cuarta 'cuchara de madera' consecutiva como último clasificado del torneo. Todo lo contrario que Inglaterra que se situó a tan sólo un punto del líder, Gales, a falta de una última jornada, en la que el "XV de la Rosa" necesita vencer en casa a Escocia y esperar una derrota de Gales ante Irlanda en Cardiff para alzarse con el torneo.