El racismo volvió a hacerse presente sobre un terreno de juego. Sucedió en Bolivia, en el partido entre Blooming y Jorge Wilstermann. Ante los reiterados insultos racistas, Serginho (Wilstermann) decidió retirarse del campo de juego.

A pesar de que su equipo ya había hecho los tres cambios, el jugador brasileño se ofendió de tal manera que no reparó en que su salida dejaba con un jugador menos a su equipo. "Cuando uno elige una profesión, sabes a lo que te metes", aseguró en directo el comentarista de televisión.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, mostró su solidaridad con el futbolista y repudió la actitud de los hinchas de Blooming en Twitter.

 

Te puede interesar:

'Escándalo barbacoa': el caso de racismo que tiene en jaque al Manchester City

Otros casos de racismo en el deporte: de los gritos simiescos al lanzamiento de plátanos