Después de haber sufrido un infarto hace unos meses, Iker Casillas ha decidido formar parte del equipo directivo del Oporto.

Este martes se estrenó en su nuevo cargo y recibió el apoyo de sus compañeros, y la afición del equipo portugués coreó su nombre en medio del partido.