LIGA BBVA JORNADA 22 | FC BARCELONA 2-1 ATLÉTICO DE MADRID

El Barça gana con lo justo a un Atlético con nueve jugadores

El Barcelona es más líder al ganar al Atlético por 2-1 en un encuentro en el que los rojiblancos jugaron la mayor parte del partido con nueve jugadores. Los de Luis Enrique, sin ningún brillo, suman tres puntos vitales para la Liga BBVA ante un rival directo que a pesar de la inferioridad numérica y de estar en el Camp Nou no dejaron de luchar ni de pelear. Koke adelantó a los de Simeone pero Messi y Suárez remontaron el duelo. Filipe y Godín terminaron en vestuarios.

Neymar y Leo Messi celebran un gol frente al Atlético

Publicidad

Dijo Luis Enrique la pasada semana que "ganar jugando mal es propio de los equipos grandes". Se enfrentaban dos en el Camp Nou, dos de los más grandes de España, de Europa y del mundo. Y ganó el Barça. Ganó el Barça al Atlético. Le ganó sin brillo, sin ser mejor y jugando gran parte del partido contra nueve jugadores por las expulsiones a Filipe y a Godín. A pesar de la inferioridad númerica, los rojiblancos dieron la cara y a punto estuvieron de convertir el 2-1 final en un empate para sacar oro del feudo culé.

Sin ser mejor que el Atlético, el Barça se fue ganando al descanso y con el partido totalmente encarrilado para destrozar a los rojiblancos en la segunda parte. Siendo mejor que el Barcelona, el Atlético se fue al descanso sabiendo que mucho tendrían que cambiar las cosas, y mucho debería pasar, para tener opción de sacar al menos un punto del Camp Nou. Y eso que el envite no pudo empezar mejor para los pupilos de Diego Simeone.

No sólo por el tempranero gol de Koke, sino porque el partido era suyo. El Atleti tenía dominado a un Barça que era incapaz de romper la tela de araña que había montada en el mediocampo. Con cinco jugadores, y con Griezmann arriba, los del Cholo apenas dieron opción a los culés. Sabían qué tenían que hacer. Y lo que tenían que hacer lo estaban haciendo a la perfección. Prueba es que los tres de arriba del Barça apenas la olían.

Ese debía ser el objetivo, pues en cuanto la olieron se acabó. Primero golpeó Messi, tras una buena jugada de Jordi Alba por la banda. Y luego sería Luis Suárez el que pondría a los suyos por delante. Sí, el Atlético iba perdiendo pero estaba ahí. Y también estaban ahí una buena cuantía de minutos en los que todo podía pasar o más bien haber pasado. Justo antes del descanso, una absurda y dura entrada de Filipe Luis sobre el 10 del Barcelona le costó la roja directa que desquició a Luis Enrique y noqueó al Atleti.

El Atleti, mejor con diez, acaba con nueve

Pero los rojiblancos son de esos que no se rinden, y como no se rinden con diez jugadores salieron a comerse al Barcelona en la reanudación. Carrasco hizo una auténtica exhibición de juego, y todo pudo haber cambiado si Claudio Bravo, con una inmensa fortuna, no hubiera detenido un remate de Griezmann que dejó al galo con las manos en la cabeza. Todo pudo haber cambiado ahí, pero cambió más adelante cuando Godín vio la segunda amarilla y dejó al Atleti con nueve.

Todo parecía puesto para que el Barça goleara, pero el Atlético, a pesar de su evidente inferiorirdad, no se descompuso en defensa con el objetivo claro de llegar vivos al final del partido. Lo lograron, a pesar de que las malas noticias continuaron con una lesión de rodilla de Augusto Fernández que puede ser bastante grave. Con todo, a falta de cinco minutos la realidad del marcador era un 2-1 ante un Barcelona incapaz de aprovechar la superioridad de dos hombres para abrir brecha. Ante un Barça impreciso que apenas inquietó a Oblak en la segunda parte.

La Liga, a tiro para el Barcelona

El mismo Jan subió a rematar una falta al final. Una que pudo cambiar el desenlace de un partido que acabó en empate pero que enorgullece al aficionado del Atlético por la lucha exhibida aún con todas las dificultades. El Barça, sin brillo, se lleva eso sí los tres puntos para alejar a los rojiblancos de la Liga BBVA y para poder quedarse a siete del Real Madrid si gana al Sporting en el encuentro que les queda por jugar. Los azulgranas encarrilan el título.

Publicidad