El conjunto a las órdenes de Gregg Popovich sufrió una de las derrotas más dolorosas de su trayectoria al perder en los cuartos de final del Mundial de China 2019 frente a Francia por un marcador de 79 a 89. Algo inesperado y que ha supuesto una auténtica sorpresa.

Por primera vez desde las semifinales del Mundial de 2006, cuando perdió frente a Grecia, Estados Unidos no sufría una derrota, por lo que la Selección estadounidense rompió una racha de hasta 58 triunfos consecutivos en las competiciones internacionales.

Ante esta situación, el entrenador del equipo de Estados Unidos, se deshizo en halagos ante el juego de su contrincante y se mostró "indignado" de que se siga utilizando la "excusa" de la ausencia de las estrellas estadounidenses.

"Creo que es una noción irrespetuosa, incluso el traer algo como decir que las estrellas se retiraron", manifestó Popovicn. "Es irrespetuoso con Francia y con quien sea que esté en este torneo. Francia nos ganó. No importa quién estaba en el equipo".

Sin embargo, mostró su admiración por los jugadores encargados de representar a Estados Unidos en el Mundial: "No existen otros jugadores. Estos son los que estuvieron aquí, hicieron un gran trabajo y estoy muy orgulloso de ellos", señaló.

El hecho de quedarse sin opción a medalla fue considerado por Popovich como algo "difícil" de asimilar en el apartado deportivo: "Cualquier pérdida duele, y esa situación duele más, pero la vida continúa. Esto es muy importante. Nos hubiera encantado seguir ganando partidos en este torneo, como a cualquier otro equipo, pero luego todos tenemos familia, vidas y proyectos personales que realizar", recordó.