Los diseñadores se han mostrado nerviosos antes de que sus nuevas creaciones pasara el examen del público, mientras que sus modelos eran conscientes de la gran responsabilidad que conlleva su trabajo.

"Hay que representar a todas las mujeres", señala una de las modelos. "Nosotras somos la guinda del pastel", añade otra de ellas. Ana, por su parte, confiesa que su mayor miedo son los tacones, ya que es la primera vez que desfila en esta pasarela.

Al otro lado, los 'influencers' y seguidores de la moda han vivido la jornada con el móvil preparado.

Se trata de un evento seguido por millones de personas y que potencia cada año el poder de la moda española.