Sant Jordi

Historia de Sant Jordi: Leyenda, libros y rosas

Descubre la historia que hay detrás del día grande de Cataluña: conoce la leyenda de Sant Jordi y por qué los libros y las rosas son los protagonistas de esta jornada.

Historia de Sant Jordi: Leyenda, libros y rosas

Historia de Sant Jordi: Leyenda, libros y rosas Istock

Publicidad

Ya está aquí una de las jornadas del año más importantes para los catalanes. Tras estos dos años de pandemia, este 23 de abril, las calles de la Ciudad Condal volverán a ser un hervidero de gente dispuesta a celebrar a lo grande el día más señalado en su calendario: el Día de San Jordi. Calles como las Ramblas, Paseo de Gracia y Rambla Cataluña se llenan de personas que acuden a comprar su libro y su rosa en alguno de los miles de puestos que se colocan en las principales arterias de Barcelona.

El ambiente festivo inundará las calles y bibliotecas este sábado, pero también se adentrará en los hogares catalanes. Las estanterías recibirán a esos nuevos libros regalados y los floreros lucirán hermosos con esa rosa regalada por el Sant Jordi. Y es que esta entrañable tradición de regalar libros y rosas no es que se olvide con el tiempo. sino que incluso se refuerza año tras año reviviendo el espíritu festivo de miles de catalanes.

¿Cuál es la historia de la leyenda del Día de Sant Jordi?

Aunque de primeras el hecho de comprar una rosa y un libro para regalar en este día pueda parecer una campaña de consumo, nada más lejos de la realidad. El origen de esta celebración se remonta a hace unos cuantos siglos y la conocemos gracias a la Leyenda de Sant Jordi, la que cuenta que en Cataluña existió un dragón capaz de envenenar el aire y de matar con su aliento. Este dragón vivía en Montblanc (Tarragona) y tenía atemorizados a todos los habitantes de la zona. Estos, para calmar la ferocidad del monstruo, decidieron ofrecerle a la bestia una persona del pueblo, elegida por sorteo, cada día. La mala suerte cayó sobre la princesa del lugar, que fue enviada para que el dragón la devorara.

Cuando la princesa se dirigía hacia Montblanc, apareció en su rescate el caballero Sant Jordi a lomos de un caballo blanco. El armado jinete atravesó al dragón con su espada, liberando a todos los habitantes de la bestia. De la sangre del gigante reptil brotó un rosal con las rosas más rojas que jamás nadie había visto. Sant Jordi arrancó la más bonita y se la entregó a la princesa. De este acto de valentía del patrón de Cataluña proviene la tradición de regalar rosas el 23 de abril. El detalle del libro se añadió por coincidir Sant Jordi con el Día Internacional del Libro.

Libros y rosas, protagonistas nuevamente tras la pandemia

El intercambio de rosas por el Día de Sant Jordi es una de las tradiciones más entrañables para el pueblo catalán. Hay constancia de que este intercambio ya se realizaba en la época medieval, cuando existía el hábito de visitar la capilla de Sant Jordi del Palacio de la Generalitat, donde se celebraba una feria de rosas o, también llamada, ‘de los enamorados’.

Aunque este día es importante en toda Cataluña, la mayoría de los festejos se concentran en la capital. A día de hoy y por ser lo más fieles a la tradición posible, hay gente que sube hasta Montblanc, donde se realizan representaciones teatrales y musicales para revivir la leyenda de Sant Jordi. En su casco antiguo hay un portal, el Portal de Sant Jordi, por el que se dice que pasó el caballero después de matar al dragón.

Sin duda, la Diada de Sant Jordi 2022 es una de las más esperadas en la historia Sant Jordi catalana, pues será la primera edición en pospandemia. Para celebrarlo a lo grande, el Ayuntamiento de Cataluña ha programado actividades de diversos tipos ya desde el jueves previo al Sant Jordi. Y no solo eso, porque en este Sant Jordi 2022 Barcelona contará con una supermanzana literaria: habrá un perímetro acotado para libreros y floreros y para que los peatones puedan disfrutar del espacio como la ocasión lo merece. ¡Feliz Sant Jordi 2022!

Publicidad