Castellar es un pueblo de Jaén que alberga el concurso de pintura rápida más importante de España al que acuden artistas de todas las procedencias. En el certámen están permitidas todas la técnicas y todos los tamaños, puesto que la única limitación es el tiempo.

Otro punto interesante es que durante la jornada todo el pueblo se vuelca. Con sus lienzos, los pintores rompen durante un fin de semana la rutina de un pueblo que hoy cuenta con 3.000 habitantes, la mitad que en los años 40.

La principal fuente de riqueza de Castellar y de toda su comarca son los olivos y fueron las malas cosechas las que empujaron a muchos de sus habitantes a la emigración. Por eso, ahora buscan nuevas alternativas para poder vivir en el pueblo.

Sus vecinos, además, no dudan en defender el estilo de vida de Castellar, donde se respira calma.

También te puede interesar...

Karin, el niño nigeriano de 11 años que se ha convertido en un maestro de la pintura

El fraude de las pinturas rupestres declaradas Bien de Interés Cultural en Cádiz