Una pareja de pingüinos homosexuales del zoo de Berlín ha cogido un huevo abandonado por su madre para incubarlo.

Skipper y Ping, los pingüinos de diez años, ya habían sentido la llamada de la paternidad pues en otras ocasiones habían intentado cuidar de piedras que encontraban en el recinto.

Al ver que una pareja había abandonado su huevo, los cuidadores del zoo no dudaron en dárselo a Skipper y Ping. "Solo tuvimos que ponerlo frente a uno de los machos y entonces supo lo que hacer", aseguró el portavoz Norbert Zahmel, que explicó que la otra pareja no se llevaba bien al 100% y a menudo dañaban sus huevos.

Si Skipper y Ping logran incubar con éxito el huevo y de este nace una cría, esta sería la primera vez en más de 20 años que nace un pingüino en el zoológico de Berlín, según recoge Reuters.

Según los expertos, las relaciones homosexuales en los pingüinos son bastante frecuentes y se observan a menudo tanto en zoológicos como en la naturaleza.